martes, noviembre 20, 2007

la maldad detrás de la enfermedad

Vane me ha reclamado mucho mi desidia a consultar a un doctor cuando me enfermo. Es como si de pronto me hubiese vuelto latrofóbico, pero no es así. Le temo más a los medicamentos. A su costo, siendo específicos. He estado enfermo estos días, y solo la primera tanda de medicamentos (3 medicamentos) me han costado $630. Malditas enfermedades, deberían avisar para cuando han de llegar, así las metemos con tiempo dentro del gasto.

Todo esto me ha hecho recordar una serie de artículos y entrevistas que he visto-escuchado al respecto de la industria farmacéutica, los cuales voy a resumir en los siguientes puntos:

Medicamentos originales:
- Son caros debido al costo de las patentes y los años de investigación y pruebas
- Son caros porque los laboratorios que los fabrican tienen exclusividad de 5 años en la fórmula y algunos más (como las aspirinas), así que suben sus costos para recuperar la inversión en ese tiempo y forrarse las bolsas con billetes

Medicamentos genéricos
- Son fórmulas que han perdido patentes y/o exclusividad
- Son fórmulas que utilizan muchísimas empresas farmacéuticas que no tienen el dinero para montar laboratorios
- Son medicamentos que son más baratos porque no te cargan los costos asociados a las fórmulas "originales"
- Son medicamentos regulados y verificados, que cumplen con las normas impuestas por las fórmulas "originales"
- Son los que da el seguro médico
- Están marcados con las siglas GI (Genéricos Intercambiables) para que que sean fácilmente distinguibles

Medicamentos similares
- Son fórmulas que, al igual que los genéricos, han perdido patentes y/o exclusividad
- Son medicamentos NO regulados y mucho menos verificados
- Como su nombre lo dice, son "similares" y de ninguna manera significa que son iguales
- No son recomendables


La fórmula que utilizamos aquí en casa para comprar medicamentos es la siguiente:

1. Ir al médico y obtener la receta (ni modos, no tengo ni padre ni médico)
2. Con la receta, ir a la farmacia de genéricos de confianza
3. SI en la farmacia de genéricos tienen el medicamento y éste está debidamente marcado con las siglas GI, ya la hicimos, compramos el medicamento, sino,
4. Ir a la farmacia de "originales" de confianza y prepararse a pasar una quincena de hambre

.

4 comentarios:

  1. El doctor simi y sus esclavos-botargas no dan confianza, como que ahí hay algo raro. Recuerdo que el otro dia pase por la inauguracion de una de las farmacias similares y en la compra de 100 pesos te daban un medicamento sorpresa de regalo.

    ResponderEliminar
  2. La unica ventaja de ir a las farmacias del doctor simi es la misma que visitar un taller mecánico:
    posters de mujeres buenisimas con poca ropa, ese Dr. Simi si que es un pochqueso!

    Como bien dices, los pobres tenemos que utilizar la medicina mas barata: agua (ntarse) y ajo (derse)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Por eso no he ido al dentista jejeje.
    Saludos...

    ResponderEliminar

Se que es muy molesto esto de la verificación de comentarios, pero ya estoy cansado de tanto spam :(

CUENTOS, LIBROS Y OTRAS ANÉCDOTAS

Comencé este blog en el 2005, a manera de entretenimiento. Al principio no sabía que es lo que quería escribir, pero pronto descubrí mi afición por las historias cortas. Un día, el primer “Cuento Fúnebre” vio la luz. Disfruté tras escribir cada cuento y me prometí que algún día escribiría un libro. Ahora es ese día.

Si te han gustado mis historias y reflexiones, te invito a conocer un nuevo sitio Web que he estado preparando. Uno en donde, además de continuar escribiendo mis cosas, comentaré mi progreso en los diferentes proyectos que me he propuesto.

eduardoferron.com